Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Alternativas Bio-racionales para el cultivo de hortalizas de hoja

Certis ha finalizado un proyecto sobre el uso de alternativas Bio-racionales incluidos en un programa de producción integrada para lechugas y otras hortalizas de hoja, basado en la integración de especialidades convencionales y Bio-racionales. Los resultados obtenidos se pueden extrapolara otras hortalizas de hoja clasificadas como cultivos menores en España, como son la escarola, canónigos, mastuerzos y otros brotes, mostaza china, espinacas, acelgas, berros, endivias, hierbas aromáticas y flores comestibles, entre otras.

Vista general parcelas del ensayo
Heliothis (Helicoverpa armigea) en lechuga.
Botritis (Botrytis cinérea) en lechuga

Este proyecto sobre hortalizas de hoja se ha desarrollado en apoyo a PROEXPORT, asociación que representa a más de 55 grandes empresas que producen y exportan frutas y hortalizas, que tienen que estar en línea con las exigencias de las cadenas de supermercados de Europa.

Para satisfacer estas necesidades, Certis España ha estado trabajando en el desarrollo de nuevos programas de manejo integrado de plagas (IPM) para producir a corto plazo hortalizas de hoja con menos de tres materias activas y producciones sin residuos, a medio plazo.

El programa desarrollado tiene como objetivo el control de plagas y enfermedades y, para contrastar los resultados, esto se han comparado con las prácticas comunes de los agricultores de la zona.

Objetivos del ensayo

El ensayo se realizó en lechuga al aire libre, lechuga Iceberg de la variedad Kavir, seleccionada en Mazarrón (Murcia). Se trataron parcelas grandes, concretamente cuatro áreas para la toma de muestras, con el fin de obtener cuatro repeticiones por tratamiento.

Cada réplica para la recolección de muestras fue de 15 m2 y 75 plantas. El 50% de la superficie total de la parcela se cubrió durante el ciclo del cultivo para facilitar el desarrollo de enfermedades como botritis y esclerotinia, y también se realizaron inoculaciones de estas enfermedades. Mientras que el oídio y el mildiu aparecieron de forma natural.

Programa IPM Certis

El control de caracoles y babosas se realizó con el producto fitosanitario Iroxx (fosfato férrico), aplicado manualmente y que se extendió sobre el suelo en el momento del trasplante. Por otro lado, el programa Certis para control de lepidópteros se basó en la aplicación de Mimic 2F y spinosad al inicio del cultivo, seguido de una rotación de Turex y Delfin con un intervalo de 7 ± 1 día en la fase temprana del cultivo, hasta 39-DAT (39 días después del trasplante) y con un intervalo entre de 10 y 15 días en la fase final del cultivo, hasta la última aplicación realizada a 74-DAT. La cosecha se realizó a 80-DAT (el 20 de Diciembre).

El producto spinosad se utilizó para el control de lepidópteros por tener un valor añadido en el control de trips, que también estaban incluidos en las plagas objetivo de este estudio. Nuestro programa para controlar trips se basó también en la aplicación de Breaker Max en alternancia con Botanigard. Ambos productos están registrados para el control de pulgones y tienen un fuerte efecto secundario para el control de trips.

Las plagas de mosca blanca y pulgones se controlaron en la fase inicial del cultivo con el producto sistémico Mospilan Max (acetamiprid) y se complementó con aplicaciones de Breaker Max y Botanigard hasta la cosecha. Los intervalos de tratamiento fueron los mismos que para el control de orugas.

Para controlar las enfermedades de suelo, como esclerotinia al inicio del cultivo, aplicamos el fungicida Tusal, aplicado mediante riego por goteo, en los últimos 2000 L del agua de riego. La primera aplicación de Tusal se realizó a 7-DAT (7 días después del trasplante) y después se realizaron aplicaciones de refuerzo a 21 días de intervalo.

El fungicida Amylo-X WG se aplicó para el control de botritis y también de esclerotínia. Los tratamientos de Amylo-X WG se realizaron mediante pulverización normal con mochila, desde la fase inicial del ciclo del cultivo a 21-DAT hasta 74-DAT (días después del trasplante). El control de esclerotinia en el programa IPM de Certis, se reforzó con una única aplicación de ciprodinil + fludioxonil, aplicado a 29-DAT.

Para el control de mildiu se incluyó una sola aplicación de Solitude (mandipropamida) con mancozeb a 39-DAT. En el programa de Certis, el control de mildiu también se ha obtenido con el efecto secundario de las aplicaciones de Amylo-X WG, desde 21-DAT a 74-DAT, aplicadas para el control de botritis y esclerotinia.

Por último, Armicarb producto registrado para su uso en el control de oídio y botritis en varios cultivos menores, se utilizó en ese estudio para el control de oídio en lechuga Iceberg, susceptible a la ceniza.

Programa estándar del agricultor

En el  programa estándar del agricultor se utilizaron varias sustancias químicas convencionales:

  • El producto metaldehído se utilizó para el control de babosas y caracoles. 
  • El producto spinosad se aplicó para el control de trips y lepidópteros.
  • El producto ciantraniliprol + acibenzolar s-metil se aplicó para el control de trips, mosca blanca y lepidópteros.
  • Los productos spirotetramat y pirimicarb para el control de pulgones. 
  • Los productos lambda-cialotrina y cipermetrina para el control de pulgones y lepidópteros. 
  • Los productos indoxacarb y clorantraniliprol para el control de lepidópteros. Hacia el final del ciclo del cultivo, el control de lepidópteros se completó con varios tratamientos de Bacillus thuringiensis aizawai y kurstaki, de nuestros competidores.

El producto spinosad, certificado para la agricultura ecológica, se ha considerado como un producto biorracional en este estudio.

Resultados sobre el control de plagas y enfermedades

El control de lepidópteros se evaluó conjuntamente en base a los daños causados por Spodoptera exigua, Helicoverpa armigera y Autographa gamma. Hemos visto diferencias significativas entre las parcelas tratadas y no tratadas. El 60% de las plantas en las parcelas no tratadas fueron dañadas y el porcentaje medio de área de la planta dañada fue de hasta el 12%. Los dos programas obtuvieron buen control de orugas durante todo el ciclo del cultivo, con unas eficacias entre 90% y 99%.

No hemos observamos diferencias significativas entre las parcelas tratadas, pero hemos  demostrado que el programa sostenible ofrecido por Certis ha proporcionado un control muy eficiente sobre todas las especies de lepidópteros presentes en el cultivo (Spodoptera, Heliotis y Plusia). La incidencia de otras plagas, como trips, mosca blanca y pulgones, fue mucho más baja, sin daños aparentes en ninguna de las parcelas.

En referencia al control de enfermedades, el porcentaje de plantas afectadas por Botrytis cinerea en la parcela estándar fue muy alto, concretamente del 72%. Mientras que el porcentaje de plantas afectadas por Sclerotinia sclerotiorum fue bastante más bajo, del 3,3% en las parcelas no tratadas.

El programa de Certis mostró un buen control de la Botrytis, con unas eficacias que oscilaron entre el 89% y el 100% durante todo el ciclo del cultivo. En las parcelas del agricultor, el control promedio fue del 70% al 100% de eficacia. Con respecto al control del mildiu (Bremia lactucae), hemos observado diferencias significativas entre las parcelas tratadas y las no tratadas. El 57% de las plantas en la parcela no tratada se vieron afectadas por mildiu y el promedio del área de la planta afectada aumentó durante el ensayo hasta el 18,6%. Sin embargo, en las parcelas tratadas el porcentaje de eficacia calculado sobre la severidad obtuvo unas eficacias del 97% al 100% en la parcela de referencia y unas eficacias entre el 88% y el 100% en el programa de Certis.

Resultados de producción y parámetros de calidad

Ambos programas resultaron con un aumento de la producción del 25%, en comparación con las parcelas no tratadas. A pesar de que se utilizó el mismo programa nutricional N-P-K para todas las parcelas del ensayo (no tratado, programa del agricultor y programa IPM de Certis), en las parcelas del programa de Certis se ha visto una mejora significativa en la calidad de las lechugas.

Entre otros parámetros, se observó un aumento en el diámetro de las lechugas. En el programa de Certis, el promedio del diámetro de las plantas fue un 11% mayor que el de las lechugas de las parcelas no tratadas, mientras que en las parcelas del programa del agricultor, el diámetro de las plantas fue tan sólo un 4% mayor que las no tratadas. 

Se realizó también la prueba del penetrómetro para determinar la dureza de los cogollos y se observó que en las parcelas de Certis las lechugas comercializables mostraron una dureza del 35% mayor que las de la parcela del agricultor y un 42% de dureza mayor que las lechugas de las parcelas no tratadas.

Otros aspectos en los que los resultados del programa de Certis fueron mejores son un mayor desarrollo y peso en seco de la raíz, un mayor aporte de nitrógeno, sodio, calcio y potasio a la planta, y una menor pérdida de peso por deshidratación durante la conservación en postcosecha.

Resultados de residuos a cosecha

Todavía no hemos logrado unas producciones con cero residuos a cosecha. Sin embargo, la estrategia de utilizar los productos convencionales y biorracionales al inicio del cultivo y sólo los Bio-racionales hacia el final del ciclo de cultivo ha dado como resultado sólo tres sustancias activas en cosecha en las parcelas del programa IPM de Certis: tebufenozida, fludioxonilo y mandipropamida.

Por el contrario, en las parcelas del cultivo de lechuga que se trataron con el programa de referencia estándar del agricultor se encontraron hasta cinco sustancias activas: cipermetrina, lambda-cialotrina, mandipropamida, piraclostrobina y boscalida. Los resultados obtenidos en la parcela de Certis, indican que estamos cerca de obtener cero residuos de sustancias activas fitosanitarias en el cultivo.

Conclusiones

En resumen, hemos logrado producir lechugas más frescas, con excelente tamaño, mayor peso, buena firmeza demostrada en el test del penetrómetro, menor pérdida de peso en post cosecha tras la conservación en cámara refrigerada. También se ha conseguido un mayor desarrollo radicular, gracias a un programa de producción integrada más sostenible, que además hace posible la absorción de nutrientes y solutos del suelo, reduciendo la necesidad de aportes de fertilizantes sintéticos. También se ha conseguido un buen control de plagas y enfermedades, aportando una mejora en el manejo de resistencias, mediante el uso de productos Bio-racionales con un modo de acción multi-sitio y finalmente, se ha conseguido reducir el número de residuos de productos fitosanitarios, en lechuga a cosecha. Todos los productos Bio-racionales utilizados en este ensayo, están inscritos en el registro de productos fitosanitarios del Ministerio de Agricultura de España y la mayoría de estos productos, ya tienen autorizado su uso en varios cultivos menores.

Estas son las principales conclusiones de este ensayo en lechugas y otras hortalizas de hoja. Puedes conocer los resultados al detalle en este enlace.