Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Aminoácidos para plantas: cuándo y cómo aplicarlos

Actualmente, en el mercado existen un sinfín de productos que ayudan a los cultivos a mejorar su correcto desarrollo, a aumentar de vigor, a aumentar el calibre de los frutos, a facilitar la floración, a superar adversidades que provocan estrés en las plantas, como la sequía, el granizo, etc. En el artículo de hoy vamos a hablar específicamente de los aminoácidos para plantas, un tipo de bioestimulante con una gran capacidad para, entre otros beneficios, ayudar a los vegetales a superar situaciones de estrés, como consecuencia de climatologías adversas y otras circunstancias.

Molécula de glicina
Aminoácido de triptofano

¿Qué son los aminoácidos para plantas y para qué sirven?

Los aminoácidos son moléculas que funcionan a modo de unidad estructural de proteínas y péptidos, por lo que tienen una importancia vital en los seres vivos, incluidas las plantas. Estas sintetizan los aminoácidos a partir del carbono, el oxígeno y el hidrógeno, siendo los más importantes y esenciales: metionina, glutamato, arginina, alanina y glicina.

¿Qué hacen los aminoácidos en las plantas?

Los aminoácidos intervienen en un proceso tan importante para las plantas como es la regulación de su crecimiento y desarrollo, facilitando la correcta absorción de los nutrientes.

Además, realizan acciones antioxidantes, permiten una correcta nutrición, evitando el envejecimiento prematuro, y ayudan a las plantas a mitigar los efectos del estrés provocado por heladas, exceso de frío o calor, cambios bruscos en las temperaturas, etc.

El problema es que, sobre todo en situaciones complicadas, como el citado estrés térmico, las plantas pueden tener grandes dificultades para producir aminoácidos con la calidad y en la cantidad adecuadas. 

Con el objeto de ayudar a las plantas en su desarrollo, corrigiendo un posible déficit en la producción natural de aminoácidos, cada vez es más frecuente que los agricultores recurran a los bioestimulantes basados en aminoácidos.

¿Qué son los Bioestimulantes basados en aminoácidos y qué efectos tienen en los cultivos?

Los bioestimulantes basados en aminoácidos son productos comerciales compuestos por moléculas orgánicas. Se obtienen a partir de la hidrólisis enzimática o química de extractos biológicos, normalmente vegetales.

El resultado es una mezcla equilibrada de aminoácidos que generan una respuesta positiva en los cultivos ante situaciones de estrés y otros problemas, favoreciendo el desarrollo correcto de las plantas.

Los bioestimulantes actúan como agentes energéticos que la planta asimila con facilidad, produciendo una serie de estímulos positivos y diversos beneficios, entre los que destacan:

  • Facilitan el correcto desarrollo y crecimiento de los cultivos.
  • Mitigan los efectos del estrés térmico provocado por: exceso o falta de agua, viento, temperaturas extremas o cambiantes, granizo, heladas, salinidad, etc.
  • Evitan que, ante una situación adversa, la planta utilice un exceso de energía que pueda debilitarla o alterar su metabolismo.
  • Mejoran el cuajado de los frutos.
  • Logran una mejor relación de azúcar y acidez en la planta (º Brix).
  • Mejoran el tamaño y la coloración del fruto.
  • Favorecen la producción de fitohormonas, indispensables para el control del crecimiento: etileno, auxinas y las hormonas que intervienen en la floración.
  • Potencian la resistencia de la planta ante situaciones de estrés.

Formas de aplicar los aminoácidos: vía foliar o riego

¿Cómo aplicar aminoácidos a las plantas? Casi todos los aminoácidos pueden aplicarse en la planta tanto por vía foliar o mediante riego. La elección de uno u otro método dependerá del objetivo principal que pretendamos con su aplicación.

Por ejemplo, si queremos estimular la producción de raíces la aplicación recomendable es a través del riego, además de aplicar aminoácidos que contengan metionina, arginina, etc.

Si, por el contrario, nuestra intención es potenciar, en primer lugar, la floración y, posteriormente, el cuajado de un fruto, es recomendable aplicar por vía foliar y aplicar amioácidos con alto contenido en ácido glutámico, hidroxiprolina, glicina, etc.

Los productos con aminoácidos de CERTIS

En el catálogo de CERTIS puedes encontrar bioestimulantes a base de aminoácidos de gran eficacia para aportar energía extra a la planta en momentos complicados como la floración, el trasplante, el estrés térmico, etc.:

CERTAMIN® es un producto compuesto por un 10% de aminoácidos libres de origen vegetal, siendo el de mayor contenido el ácido glutámico, el cual incrementa la asimilación de nitrógeno y la síntesis de nuevos aminoácidos en la planta. Otros aminoácidos presentes en Certamin son la alanina, prolina, ácido aspártico, entro otros.

Se puede aplicar tanto por vía foliar como radicular y sus efectos son especialmente notables en momentos delicados para los cultivos: trasplante, floración, cuajado y engorde de frutos, lográndose rápidamente efectos positivos muy notables.

Sus principales beneficios son la mejora de la capacidad de resistencia de la planta ante situaciones de estrés, tales como: falta de agua o luz, exceso de sales, temperaturas extremas, etc.

CERTAMIN® COMPLEX MG B es un excelente corrector de carencias de magnesio, boro y otros microelementos en mezcla con aminoácidos y péptidos que facilitan una buena floración, polinización, cuajado y desarrollo de los frutos.

La acción de los aminoácidos libres y las cadenas cortas de péptidos posibilitan una fácil absorción de los microelementos, estimulan el crecimiento de la planta, además de mostrar una efectiva acción antiestrés.

Es compatible con la mayoría de productos fitosanitarios y fertilizantes y se encuentra certificado para su uso en agricultura ecológica.

CERTAMIN® POTASIO es un fertilizante con alto contenido de potasio combinado con aminoácidos, diseñado para ser aplicado vía foliar durante toda la etapa de crecimiento y maduración de los frutos.

Mejora el color y la calidad de los frutos, adelanta la maduración e incrementa la producción. También ayuda a prevenir las deficiencias por potasio, dando lugar a un óptimo estado nutritivo de la planta, que la fortalece ante situaciones de estrés (climatología, alteraciones fisiológicas, climatológicas, etc).

MOKA® es un bioestimulante líquido a base de extractos de levadura obtenidos por fermentación utilizando el microorganismo Saccharomyces cerevisiae y contiene un 20% de aminoácidos libres entre los que se encuentran la metionina, prolina, arginina, glicina, hidroxiprolina, entre otros.

El principal valor de este producto es que facilita enormemente la consecución de una cosecha homogénea, mejorando el desarrollo de las plantas y sacándoles el mejor rendimiento.

Además, es un bioestimulante que incrementa las cualidades tanto organolépticas como industriales de los cultivos. Mejora el cuajado, engorde y maduración de los frutos, así como la calidad global de los mismos: color, firmeza, textura, etc.

Otros Bioestimulantes a base de extractos de levadura

BIOSMART® se comercializa en formato líquido y proporcionan materia orgánica, potasio y nitrógeno.

Su aplicación aporta numerosos beneficios, entre ellos:

  • Mejora el desarrollo de la planta y aumenta su rendimiento gracias al aporte de potasio y nitrógeno.
  • Ayuda a superar el impacto de los peligros climáticos en los cultivos (cambios de temperatura, sequía, etc.)
  • Reduce el impacto del estrés abiótico.
  • Optimiza la floración y mejora el cuajado del fruto.

Está certificado en agricultura ecológica y es compatible con la mayoría de los productos fitosanitarios.

PUSHY+® está formulado a base de levadura autolizada asociada con metabolitos de fermentación que proporciona a la planta nitrógeno orgánico, potasio soluble y carbono orgánico.

Aporta a la planta los siguientes beneficios:

  • Estimula el desarrollo de las raíces.
  • Promueve la producción de biomasa foliar.
  • Aumenta el número de flores y la tasa de cuaje.
  • Mejora el tamaño y la firmeza de los frutos.

SMARTFOIL®

SMARTFOIL® es un bioestimulante para cultivos extensivos que proporciona materia orgánica, potasio y nitrogéno. 

Su aplicación proporciona los siguientes beneficios:

  • Mejora el desarrollo de la planta y aumenta su rendimiento gracias al aporte de potasio y de nitrógeno.
  • Reduce el impacto del estrés abiótico (hídrico, calor, frio, etc.) durante los estados críticos de desarrollo.
  • Estimula las vías metabólicas especificas gracias al aporte de potasio y de materia orgánica.
  • Compensa los efectos fitotóxicos de los productos fitosanitarios por el aporte de potasio.

Si estás interesado en la Agricultura Ecológica, descarga nuestro ebook sobre la situación de este tipo de producciones en España: