Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Claves para el control de monilia en melocotonero

En el sector de la agricultura debemos hacer frente, continuamente, a un sinfín de plagas y enfermedades que ponen en peligro nuestras cosechas. En Certis España somos muy conscientes de la dificultad que conlleva combatir este tipo de problemas, así como mantener la calidad y la rentabilidad en las producciones. Por eso, disponemos de algunos de los mejores productos del mercado que te ayudarán a mantener tus frutos en perfecto estado. En este artículo vamos a hablar de uno de los principales problemas para los productores de fruta de hueso: la monilia en el melocotonero. ¿Sabes en qué consiste? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo poder combatirla? Sigue leyendo y te lo explicamos todo.

Foto paraguayo afectado por monilia
Foto paraguayo afectado por monilia
Foto paraguayo afectado por monilia

Síntomas y daños de la monilia en melocotonero

La monilia del melocotonero, o podredumbre parda, es una enfermedad que causa importantes destrozos en los frutales, llegando incluso a producir severas pérdidas en la recolección y, por tanto, en la economía del productor. Puede venir producida por tres tipos diferentes de especies, todas del género Monilinia: M. fructigena, M. laxa y M. fructicola.

La época más fácil para que se produzca esta enfermedad es durante la floración, atacando las pequeñas flores nacientes y siguiendo hacia las ramillas. La lluvia y el viento durante la primavera causan pequeñas heridas en los melocotoneros, en las que posteriormente los insectos portadores de la enfermedad reposan, permitiendo que los conidios penetren e infecten el árbol.

La humedad y las altas temperaturas propician el desarrollo de los hongos, por lo que puede resultar muy complicado combatirlos, si no se cuenta con los productos indicados. Asimismo, durante el invierno el moho se convierte en el caldo de cultivo perfecto, ya que es un gran portador de los hongos y, además, conservan la enfermedad durante toda la temporada.
 
Otro inconveniente es que la monilia en melocotonero puede permanecer en los frutos momificados que quedan sin recoger en el árbol.

¿Qué daños causa la monilia?

La monilia del melocotonero crea importantes daños en los cultivos, tanto en los árboles como en los frutos. La intensidad de la infección determinará los daños que se van a producir. Por ejemplo, un ataque realmente intenso puede llegar a producir la defoliación del frutal.

Cuando los frutos son infectados aparecen en ellos unas manchas muy características, de color marrón, que delatan la presencia y el desarrollo del hongo. Poco después, el fruto empieza a oscurecerse hasta llegar a momificarse por completo.

Si el ataque de la enfermedad no ha sido reducido con un control biológico sostenible y eficaz, es probable que se hayan incluso infectado los frutos más jóvenes, lo que podría ocasionar su caída del árbol y, como consecuencia, una disminución significativa de la producción. La fruta que consiga salir adelante tendrá graves problemas para poder conservarse y se pudrirá con mucha más facilidad durante su proceso de venta al consumidor.


Medidas preventivas para el control de monilia

Aunque no es una tarea sencilla prevenir el ataque de la monilia en melocotonero, existen una serie de medidas preventivas que ayudarán a controlar y proteger los cultivos frente este tipo de enfermedad. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Podar los frutales de hueso durante los meses de verano. Así se conseguirá sanear el árbol, obtener una mayor ventilación y luminosidad. 
  • Tener especial cuidado durante las épocas de altas temperaturas y humedad, pues son factores que ayudan a que el hongo se extienda.
  • Evitar las heridas durante la recolección de los frutos.
  • Mantener un buen equilibrio nutricional en la planta.
  • En el caso de que ya se haya producido el contagio, eliminar los brotes y frutos que estén afectados para evitar que éste se extienda.

Soluciones para combatir la monilia en el cultivo de melocotón

Los tratamientos fitosanitarios son la mejor opción para erradicar la enfermedad una vez esta se ha producido. Para poder eliminar la monilia en melocotonero de nuestras plantaciones es necesario aplicar un producto especialmente confeccionado para combatir dicha enfermedad.

En Certis España somos expertos en  productos fitosanitarios para el tratamiento de diferentes plagas y enfermedades. Para el control de monilia en melocotonero contamos con los siguientes productos:

ARMICARB®

Armicarb® es fungicida de contacto que tiene acción preventiva y curativa. Además de estar registrado en melocotonero contra monilia, también se encuentra registrado para el control sobre de oídio, botritis, moteado y sarna en diversos cultivos. El control que ejerce este producto se basa en su componente principal, Carbonato de Hidrógeno de Potasio, ingrediente de origen mineral muy común en la naturaleza.

Armicarb® tiene un modo de acción múltiple, es decir, ataca la enfermedad desde diferentes puntos, lo que proporciona un mayor rango de acción y una gran eficacia. De esta forma, se garantiza una mayor prevención y control de los hongos fitopatógenos sin que éstos generen resistencias. 

Armicarb® es un fungicida exento de LMR, con un plazo de seguridad de entre cero y un día, lo que nos permite usarlo hasta el momento previo a la cosecha. Se encuentra certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

AMYLO-X® WG

Amylo-X® WG es un fungicida-bactericida de origen natural basado en la rizobacteria Bacillus amyloliquefaciens subs. Plantarum cepa D-747. Ejerce su efecto sobre multitud de especies de hongos y bacterias, entre ellas la monilia, en numerosos cultivos hortícolas y leñosos. La rizobacteria Bacillus amyloliquefaciens es resistente a las altas temperaturas, así como a un amplio rango de pH, y puede colonizar tanto la superficie foliar de las plantas como el sustrato. Además, es un producto que cuenta con diferentes modos de acción (antibiosis, competencia por el espacio y activación sistema inmune de las plantas), por lo que su tasa de éxito es muy elevada.

Amylo-X® WG es un fungicida exento de LMR, con un plazo de seguridad de entre cero y un día, lo que nos permite usarlo hasta el momento previo a la cosecha. Se encuentra certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

KDOS®:

Kdos® es un fungicida a base de hidróxido cúprico con una fórmula patentada y diferenciada que incluye dos fuentes de cobre: cristales de cobre (cobre fijo), que aportan un control residual, y micropartículas de cobre BioActiveTM, que aporta el efecto de choque. La tecnología BioActiveTM permite la liberación de Cu2+, un transporte efectivo de iones Cu2+ hacia el patógeno objetivo.

Kdos® se encuentra certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

CERCOBIN® 50 

Cercobin® 50 es un fungicida polivalente con propiedades preventivas y curativas, que pertenece a la familia de los bencimidazoles y actúa por vía sistémica y por contacto. Está formulado a base de Metil tiofanato y posee un amplio espectro de acción, resulta efectivo frente a botrytis, oídio, fusarium, cribado, moteado, royas, antracnosis, cladosporiosis y otras enfermedades. Concretamante en melocotonero se encuentra registrado para el control de cribado, monilia y oídio. 

Para un correcto funcionamiento del producto, Cercobin® 50 debe incluirse en una estrategia global para la protección fungicida, en alternancia con otros productos autorizados para este uso.

CERCOBIN® 70 

Cercobin® 70 es un fungicida para el control de monilia, chancro, botritis y enfermedades de conservación en diferentes cutivos. Cocretamente en melocotonero se encuentra registrado para el control de chancro y monilia. En general se recomienda su uso a la caída de la hoja para evitar las infecciones primarias que provocarán daño al cultivo durante la siguiente campaña. En algunos casos también puede usarse durante la floración, pero no deberá darse más de 1 tratamiento al año.

¿Tienes dudas? En Certis te invitamos a que nos preguntes, contamos con un equipo técnico altamente especializado. Puedes contactarnos a través de nuestro formulario de contacto.