Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Cómo prevenir y combatir la mosca del olivo (Bactrocera Oleae)

El cultivo del olivo tiene en la Bactrocera oleae, popularmente conocida como la mosca del olivo, su plaga más perjudicial. Este díptero perteneciente a la familia Tephritidae es común en la Europa mediterránea, así como en diferentes puntos de Asia y África.

Daños producidos por la mosca del olivo (Bactrocera Oleae)
Daños producidos por la mosca del olivo (Bactrocera Oleae)
Daños producidos por la mosca del olivo (Bactrocera Oleae)

En este artículo, desde Certis, te ayudaremos a conocer qué es la mosca del olivo, qué daños causa, sus principales síntomas y cómo se puede controlar. Además, conoceremos algunos productos capaces de combatirla con eficacia.

Puesta y periodo larvario

Las zonas en las que hay una mayor humedad son las más proclives a la aparición de la mosca del olivo, menos común en latitudes con veranos secos y con elevadas temperaturas. La mosca del olivo suele pasar los meses de mayor frío del año debajo de la tierra, lugar que abandonan entre los meses de abril y mayo.

Tras procederse a la fecundación, las hembras buscan un lugar idóneo para la puesta, que suelen realizar bajo la piel de aceitunas que se encuentren en un estado de maduración intermedio. El final del periodo larvario suele ir desde los 17 días hasta las 4 semanas y 4 días, llegándose a dar tres generaciones al año. La alimentación de las larvas se produce por medio de la pulpa de las propias aceitunas.

El huevo tiene forma alargada, color blanco y una longitud de entre 0,7 y 1,2 mm, mientras que la larva madura alcanza entre 6 y 7 mm. El pupario, con tonos que pueden ir del blanco al amarillo, presenta una forma elíptica y mide entre 3,5 y 4,5 mm., mientras que un ejemplar adulto se encuentra entre los 4 y los 5 mm.

El control de la mosca: la detección de los síntomas

La apreciación de síntomas de la acción de esta plaga es sencilla, ya que las aceitunas afectadas presentan heridas debidas a la acción de las larvas que realizan estrechos túneles en el fruto. En muchas ocasiones las aceitunas se caen al suelo y en otras se detecta un mal olor característico por la llegada de bacterias y hongos al fruto por estas incisiones.

Aunque la intensidad y la duración de esta plaga depende en buena medida de las condiciones agronómicas y climáticas en las que se encuentren los cultivos, existen una serie de medidas preventivas generales que pueden adoptarse, como la destrucción de las pupas invernantes en suelo o el cultivo de variedades de aceituna menos proclives a la mosca y en las que el control de la plaga sea más sencillo.

En cuanto a las aplicaciones de productos fitosanitarios, éstos se pueden realizar mediante cobertura total o, como ocurre en la mayoría de los casos, mediante aplicaciones cebo. La ventaja de estas soluciones es que utilizan de reclamo para la plaga una proteína hidrolizable, con lo que logran atraer a la mosca, al tiempo que aportan el insecticida. Esta clase de productos son efectivos frente a los ejemplares adultos, por lo que deben administrarse de manera previa, siempre con anterioridad a la puesta de huevos en la aceituna.

Mospilan® Max, tu aliado para el control de la mosca del olivo

Fruto de su inversión en investigación de la mano de los mejores profesionales y equipos, Certis cuenta dentro de su portfolio con Mospilan® Max, (Acetamiprid 20% p/p), con número de registro 23.377. Actúa por contacto e ingestión sobre un amplio espectro de insectos perjudiciales para los cultivos, especialmente lepidópteros (polilla del olivo) y dípteros (mosca del olivo), alterando el funcionamiento de su sistema nervioso. Tiene además actividad traslaminar y sistémica lo que le garantiza un gran efecto de choque y una buena persistencia en el cultivo. Su materia activa, Acetamiprid, presenta unas características toxicológicas y un comportamiento medioambiental muy favorable, que hacen de Mospilan® Max  un producto seguro, en línea con programas de producción integrada. Ver folleto Mospilan® Max

Otros productos Certis para olivar

Kdos y Kocide 35 WG, para el control del repilo.

Kdos® y Kocide® 35 WG son dos fungicidas de nueva generación desarrollados por Certis para tratar el repilo del olivo y que tienen como base el cobre en forma de hidróxido cúprico, que ejerce una acción preventiva porque permite detener la proliferación del repilo del olivo, incluso en condiciones favorables para su desarrollo. Ambos productos están formulados a base de hidróxido cúprico con una fórmula basada en la tecnología BioActiveTM. Tanto Kdos® como Kocide® 35 WG ofrecen una cobertura uniforme, muy buena retención y adherencia, así como una buena actividad biológica.

Los dos productos son el resultado de un proceso exclusivo de fabricación y patentado que permite obtener partículas de gran finura, las cuales liberan una mayor cantidad de cobre activo/kg de producto.

Tanto Kdos® como Kocide® 35 WG están certificados para agricultura ecológica y ofrecen una buena compatibilidad en mezcla con otros productos de uso habitual.

Conoce otros fungicidas Certis para tus cultivos

Trebon®, el mejor control de la 2ª generación del prays del olivo

Trebon® en un insecticida a base de Etofenprox 28,75% p/v, que actúa por contacto e ingestión provocando una elevada mortandad de las larvas de prays que se alimentan o refugian en las flores. Actúa más rápidamente evitando los daños y bajando drásticamente la población que dará lugar a la 3ª generación.

Su momento de aplicación está recomendado cuando el 5-10% de flores del olivo están abiertas (momento más susceptible de controlar el prays).

Gracias a sus características, Trebon® ha sido recientemente re-registrado y se encuentra incluido en listas de Producción Integrada. Ver folleto Trebon®

Certis también cuenta con un amplio abanico de productos nutricionales para olivar.

Recomendamos al lector la consulta de estos productos a través del buscador disponible en nuestra web. Buscador productos Certis