Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Control del Prays del olivo

El cultivo del olivar se caracteriza por su carácter vecero, que supone la alternancia de producciones altas y bajas. En la campaña 2019/20 se puso en evidencia este comportamiento, con una producción de 1.118.200 Tn, un 37 % menos que en la campaña anterior.

Las lluvias intensas del final del invierno y comienzo de la primavera van a permitir que los olivos se recuperen del estrés hídrico sufrido, pero el agricultor no debe bajar la guardia frente a las principales plagas y enfermedades.

La polilla o Prays del olivo es una de las plagas más importantes del olivar en el entorno mediterráneo. Cuenta con 3 generaciones al año que atacan sucesivamente a las hojas (generación filófaga), las flores (antófaga) y al fruto (carpófaga).

  • Generación Filófaga: En árboles adultos no provoca daños, solo en viveros y árboles en formación, ya que al destruir yemas puede afectar el futuro del árbol. No es normal tratar la generación de invierno o filófaga porque los daños que causa no son importantes y porque, con los insecticidas convencionales, es difícil acceder hasta el interior de las hojas.
  • Generación Antófaga: Los daños que produce esta generación son muy relativos y difíciles de valorar. Una larva puede destruir de 20 a 30 flores, pero en el olivo de cada 100 flores solo cuajan 2-3 frutos, y además, el olivo compensa la flor caída con un mayor cuajado. En el caso de floración baja y población alta de polilla (prays) puede haber una merma importante de producción.
  • Generación Carpófaga: Es la más dañina, ya que provoca la caída de frutos. La 1ª caída en junio puede compensarse con un aumento del tamaño del fruto que quede. La 2ª caída en otoño es muy dañina porque el fruto ya está desarrollado y el árbol no tiene tiempo de compensar.

Todos los expertos coinciden en que es primordial realizar un buen control de la generación antófaga que ataca a las flores, ya que es ésta la responsable de que muchas de las flores aborten sin que lleguen a desarrollarse los frutos.      

Es imprescindible hacer una pulverización con insecticidas cuando el 5-10% de las flores se encuentran abiertas, aplicando un producto con acción de choque sobre el prays, pero con bajo impacto sobre otros insectos y ácaros beneficiosos, que parasitan o se alimentan de plagas del olivo.

La última generación que ataca al fruto puede resultar especialmente dañina si no ha habido un buen control de la generación anterior, y es muy difícil de controlar porque las larvas se introducen en el interior de la aceituna. Solo es posible controlarla con productos con gran capacidad de penetración y/o sistémicos.

Certis cuenta con 4 productos para el control del prays o polilla del olivo:

Trebon®, insecticida piretroide a base de etofenprox, los productos de origen natural y autorizados en agricultura ecológica Delfin® y Turex® 50 WG a base de Bacillus thuringiensis kurstaki y B. thuringiensis aizawai, respectivamente y Mospilan® Max, a base de Acetamiprid.

Trebon® es un insecticida  compuesto exclusivamente de carbono, hidrógeno y oxígeno de la familia química Fenoxibenzil-eter. Su efecto es  rápido, actúa como modulador del canal de sodio, con un fuerte efecto de choque que actúa por contacto e ingestión contra Ceratitis capitata y trips en cítricos y contra Prays en olivar.

Delfin®es un insecticida de origen natural, a base de Bacillus thurigiensis Kurstaki Cepa SA-11 indicado para el control de orugas de lepidópteros en diferentes cultivos. Es selectivo y actúa por ingestión. No tiene impacto sobre la fauna auxiliar, por lo que es una herramienta muy apreciada por los agricultores con producción integrada y que buscan minimizar los residuos en su cosecha.

Turex® 50 WG es una formulación bacteriana a base de esporas y cristales de Bacillus thuringiensis spp. aizawai, cepa GC-91 50% p/p (25 millones UI/g) formulada en forma de gránulo dispersable en agua (WG). Actúa eficazmente sobre los estadios larvarios (orugas) de distintas especies de lepidópteros fitófagos (mariposas y polillas). Una vez que las orugas ingieren el producto al alimentarse de la planta, las orugas dejan de comer una hora más tarde, muriendo en los días sucesivos.

Mospilan® Max es un insecticida que controla eficazmente las 3 generaciones de polilla del olivo prays  (Prays oleae), gracias a su excelente poder de contacto y a su gran capacidad de penetración en hoja y fruto, y es polivalente al controlar también la mosca del olivo (Dacus oleae) y tener actividad relevante sobre otras plagas que atacan al olivo.

Además, uno de los detalles más importantes del producto es que es compatible con gran número de insectos beneficiosos. De hecho, no presenta efectos negativos sobre los insectos polinizadores: abejas (Apismellifera) y abejorros (Bombus spp.).

Si deseas más información sobre nuestros productos puedes hacerlo consultando nuestra web aquí (Insecticidas y Acaricidas | Certis Europe España) o poniéndote en contacto con nosotros.