Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Importancia de mantener la buena salud del suelo

Conseguir una óptima implementación de los cultivos depende de muchos factores, muchos de ellos relacionados con mantener un adecuado manejo de suelos agrícolas. En este sentido, la presencia de patógenos telúricos es una de las principales causas de una mala calidad del suelo, que en ocasiones deriva en importantes pérdidas económicas en las cosechas.

¿Es tan importante  la conservación del suelo para el futuro agrícola?

Sin lugar a dudas, el suelo es uno de los principales elementos en el momento de producir alimentos y la conservación del mismo es un punto clave en la agricultura, pues gracias a una adecuada conservación se puede obtener un buen rendimiento en el campo tanto en el presente como en el futuro. Si bien es cierto, que a corto plazo los efectos no son muy visibles, a largo plazo sí lo son, ya que ayuda a evitar la degradación, la erosión y la fatiga de este. (Fuente: /blog/conservacion-del-suelo)

La fatiga del suelo, tierra cansada o mal de replantación son términos que hacen referencia a un crecimiento deficiente o anómalo de las plantas, o una pérdida del nivel de producción de las cosechas, causado principalmente por las replantaciones consecutivas de los mismos cultivos  y que lleva asociados otros factores como  la presencia de  determinados patógenos en la tierra. Los síntomas concretos de fatiga del suelo en las plantas no están bien definidos, ya que pueden ser muy variados y heterogéneos.

A picture containing ginseng, vegetable, hayDescription automatically generated

                                                     Raíces atacadas por nemátodos

Factores que pueden provocar la fatiga en el suelo

Existen diversos factores que pueden afectar negativamente a  la conservación del suelo, provocando su fatiga, siendo estos los principales tipos:

  • Factores relacionados con un manejo agrícola inadecuado. Como consecuencia de la repetición de los mismos cultivos, puede producirse un empobrecimiento de los nutrientes del suelo, al ser extraídos repetidamente por los mismos tipos de  plantas.
  • Factores alelopáticos. Se produce por la expulsión en el terreno de determinadas toxinas o microorganismos por parte de las plantas, que pueden impedir la germinación o el correcto desarrollo de otras plantas.
  • Factores fisiopatológicos o parasitarios. El problema se produce porque, tras el cultivo repetido de una  misma planta, los microorganismos o parásitos que mejor se han adaptado a vivir en ella se fortalecen y multiplican, atacando con más virulencia a nuevos cultivos. Nos referimos a: hongos, bacterias, insectos, ácaros, nematodos o  malas hierbas y virus de naturaleza parasitaria.

Descubre cómo afectan los nematodos a los suelos