Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Las principales enfermedades del melocotonero y cómo tratarlas

Son diversos los factores (virus, bacterias, hongos patógenos, etc.) que causan distintas enfermedades en el melocotonero. Las mismas pueden afectar al estado general del árbol (marchitamiento, enanismo, etc.) o bien afectar a partes más específicas como por ejemplo chancros, clorosis, manchas necróticas, royas, oídios, etc. No nos podemos olvidar, también, de las enfermedades post-cosecha una vez los frutos se han recolectado y se encuentran almacenados.

Síntomas de Cribado en hojas de melocotonero. Fuente: Agroes.es
Síntomas de Monilia en melocotonero
Oídio en hojas de melocotonero.
Xanthomona arboricola pv. pruni. Fuente: aragon.es
Abolladura o lepra de las hojas. Fuente: ne-val.com
Posicionamiento de productos para el control de Monilia, Oídio y Bacteriosis.

En el artículo de hoy vamos a hablar de las enfermedades del melocotonero más comunes, con el objetivo de poder detectarlas a través de sus síntomas y poder actuar de manera preventiva, si las condiciones son las idóneas para que se produzca la enfermedad, o a nivel curativo, cuando detectemos la presencia de las mismas sobre la planta.

Las enfermedades del melocotonero más comunes y de las que hablaremos a lo largo del post son cribado o perdigonada, monilia, oídio, bacteriosis y abolladura. Todas ellas pueden llegar a ser muy dañinas y perjudiciales para la obtención de las producciones deseadas. En este artículo vamos a tratar de explicar cada una de ellas.

Enfermedades del melocotonero más comunes

Cribado

También conocida como perdigonada, la enfermedad del cribado afecta principalmente al melocotonero y al ciruelo, y en menor medida al albaricoque. El nombre científico de esta enfermedad es Stigmia Carpophila y es fácil de detectar por su capacidad para provocar en las hojas de los frutales unos agujeros parecidos a los de los perdigones de una escopeta. De ahí que a esta patología se la conozca popularmente como perdigonada.

Este hongo afecta principalmente a las hojas, flores, yemas e incluso a los frutos.  En las hojas se puede detectar por la aparición de manchas redondeadas cloróticas que se necrosan por el borde, dejando un orificio. En condiciones muy favorables de humedad y temperatura puede atacar también a los frutos originando unas manchas oscuras levemente hundidas, que deprecian su valor comercial.

Monilia

La monilia, podredumbre marrón o momificado, es una de las enfermedades más graves que afectan a los frutales de hueso, afectando principalmente al fruto, pero también a la flor y los brotes, tanto vegetativos como reproductivos.

Se manifiesta en dos épocas distintas: en la floración y en la maduración de los frutos, estando provocada por las especies Monilia laxa, Monilia frutigena y Monilia fructicola.

Los daños potenciales de esta enfermedad son muy importantes, ya que merman la calidad de la producción, pudiendo producir: defoliación y caída prematura de hojas. El fruto se puede pudrir de forma prematura también, impidiendo su comercialización. Monilia Laxa se ceba especialmente en las ramas y al colonizar sobre ellas origina chancros y exudados gomosos sobre las partes vivas.

Existen una serie de medidas preventivas y culturales que pueden resultar efectivas: eliminación de brotes y frutos afectados, podas en verano con el fin de aumentar la aireación y la penetración de la luz en el centro del árbol, mantener las plantas en óptimas condiciones nutricionales y evitar heridas durante la recolección.

Oídio

El oídio, es una de las enfermedades de mayor importancia en los frutales de hueso de todo el mundo. Afecta a las hojas, donde desarrolla lesiones cloróticas y provoca su enrollamiento mermando la capacidad fotosintética, pero también puede afectar a yemas y frutos recién formados, provocando su debilitamiento y afectando a su producción y comercialización.

La especie responsable del oídio en melocotonero es la especie Podosphaera pannosa, pero también nos podemos encontrar con P. tridactyla en albaricoquero.

Se recomiendan prácticas culturales preventivas como el aclareo, eliminación de las partes afectadas, así como el empleo de material vegetal tolerante.

Mancha negra o Xanthomona arboricola pv pruni

Es una de las bacteriosis más graves existentes en frutales de hueso. Hoy día es considerada una enfermedad de cuarentena en la Unión Europea. Afecta a las especies de género Prunus, pero especialmente al melocotonero y nectarina, almendro, albaricoquero, cerezo y ciruelo.

Produce la defoliación prematura y severa de la planta, siendo en algunos casos muy visible. Estas defoliaciones provocan que el vigor de la planta sea menor y el tamaño de los frutos sea más pequeño, depreciándose su valor comercial.

La sintomatología de dicha enfermedad se puede presentar en hojas, brotes y frutos, así como en la madera de ramas, troncos, etc. En hojas, por ejemplo, aparecen unas manchas pequeñas de color pardo, que parecen como un salpicado en la hoja. Según el estado de la infección estas manchas son más pálidas al principio, volviéndose marrones con el paso del tiempo. Finalmente se produce un amarilleamiento de la hoja y su caída. En frutos, como el melocotonero, se producen pequeñas lesiones sobre la superficie del mismo, provocando grietas, que pueden derivar en podredumbres fúngicas cuando los frutos están en fase de madurez.

Abolladura o lepra de las hojas

Esta enfermedad está causada por el hongo Taphrina deformans y es muy frecuente su aparición durante la primavera, con el inicio del movimiento de la savia en la planta.

Los primeros síntomas aparecen en primavera, con la brotación del árbol, provocando la hipertrofia en el crecimiento foliar, generando deformaciones o abolladuras. También se producen cambios de coloración, adquiriendo una vez secas estas manchas un aspecto blanquecino. La merma en la capacidad fotosintética de la hoja, junto a la distorsión en el desarrollo de brotes y la caída prematura de hojas necrosadas debilita y afecta al vigor del árbol.   

Productos CERTIS para el control de estas enfermedades en los frutales de hueso

Os presentamos a continuación los productos CERTIS recomendados para el control de las principales enfermedades en los frutales de hueso.

AMYLO-X® WG: Fungicida biológico compuesto por la bacteria, Bacillus amyloliquefaciens subsp. Plantarum cepa D-747. En frutales de hueso su uso está registrado para el control de monilia de manera general, pero en el registro de productos fitosanitarios, existen especificidades, dependiendo del frutal de hueso. Por ejemplo, en el caso del albaricoque se encuentra registrado además de para monilia, también para bacteriosis. En el caso también de ciruelo y cerezo también está registrado contra bacteriosis. Para más información, visita la hoja de registro, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Amylo-X® WG debe de ser aplicado de manera preventiva al inicio de la infección, desde el comienzo del desarrollo de las hojas, hasta la cosecha.

Es un producto exento de LMR y con un plazo de seguridad de 3 días, lo que nos permite usarlo hasta el momento previo a la cosecha.

Se encuentra certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

Cabe destacar que entre sus diferentes modos de acción se encuentra su actividad como promotor del crecimiento y como activador del sistema de defensa de la planta. Puede aplicarse solo o en combinación y/o rotación con fungicidas químicos como una herramienta para el manejo integrado de enfermedades. Actúa por contacto por lo que es necesaria una buena cobertura de las partes a proteger y es importante repetir los tratamientos.

ARMICARB®: Es un fungicida biológico formulado a base de carbonato de hidrógeno de potasio a una concentración del 85%. El carbonato de hidrógeno de potasio es un ingrediente activo de origen mineral y extremadamente común en la naturaleza.

Su modo de acción es múltiple, atacando desde diferentes puntos, de tal manera que se garantiza una prevención y control de los hongos fitopatógenos sin generar resistencias. En frutales de hueso se encuentra registrado para el control y prevención de monilia.

El modo de acción del carbonato de hidrógeno de potasio está ligado a la alteración del equilibrio ion bicarbonato/ion carbonato lo que modifica el pH de la superficie de la planta viéndose afectada la adaptación y capacidad de desarrollo del hongo y por tanto de la enfermedad.

Armicarb® es un fungicida exento de LMR, con un plazo de seguridad de entre cero y un día, lo que nos permite usarlo hasta el momento previo a la cosecha.

Se encuentra certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

CYFLAMID® 50 EW: Fungicida de actividad preventiva y elevada persistencia en el control de oídio en diversos cultivos, entre ellos los frutales de hueso como el melocotonero. Actúa por contacto con acción translaminar y con un potente efecto vapor, que distribuye más uniformemente el producto, asegurando una mejor protección de las hojas y frutos. En el caso de frutales de hueso se recomienda efectuar los tratamientos desde que las primeras hojas alcanzan el tamaño varietal final, hasta que los frutos han alcanzado la madurez para su recolección.

KDOS®:  Fungicida formulado a base de hidróxido cúprico al 35%. Actualmente es el cobre con mayor biodisponibilidad y eficacia que existe en el mercado, reduciendo el cobre metal por unidad de superficie entre el 20 y el 65%.

Su formulación en forma de microgránulos dispersables (WG) permite una buena persistencia, cubrición y adherencia, además de una mayor resistencia al lavado.

En frutales de hueso posee una gran eficacia frente a abolladura, cribado, bacteriosis y monilia.

Es un producto certificado en agricultura ecológica y como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter.

Para conocer un poco más acerca del posicionamiento de productos para el control de Monilia, Oídio y Bacteriosis, observa la imagén adjunta.

En Certis somos especialistas en la elaboración de estrategias, donde combinamos nuestros productos Bio-racionales y convencionales, por ello, os presentamos a continuación la estrategia recomendada para el control de las enfermedades más importantes en frutales de hueso, orientadas a un manejo adecuado de resistencias y de los LMRs en el cultivo.