Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Plagas y enfermedades del calabacín: cómo detectarlas y tratarlas

Tras el verano, llega el fin de la temporada del calabacín, un cultivo, sobre el cual te vamos a dar las claves para el buen control de las plagas y enfermedades que le afectan. Como ocurre con otros cultivos, es muy importante saber identificar los principales síntomas de las enfermedades y plagas del calabacín, de tal manera que nos ayuden a poder detectarlas lo más rápido posible y poder actuar a tiempo, evitando la pérdida de las cosechas, y por lo tanto evitar pérdidas económicas.

Oídio en planta de Calabacín.
Mosca blanca

Principales plagas del calabacín y cómo detectarlas

A continuación, vamos a ver cuáles son las principales plagas del calabacín, signos, daños y cómo prevenirlas y combatirlas.

Mosca blanca en el calabacín (Bemisia tabaci y Trialeurodes vaporariorum)

La denominada mosca blanca es un pequeño insecto que, además del calabacín, ataca a multitud de cultivos. Su hábitat natural son las zonas húmedas y calurosas, lo que la convierte en una plaga muy frecuente en primavera y verano, pero se mantiene también activa en los cultivos de invernadero durante todo el año.

Los principales daños que la mosca blanca causa en los cultivos son: daños mecánicos, producción de melaza, extracción de savia de la planta y trasmisión de virus como el ToLCNDV (virus de Nueva Delhi).

La principal medida de control es la prevención, para ello, se recomienda el seguimiento del cultivo para que no se nos pase la presencia de esta u otras plagas con el fin de actuar lo antes posible.

Ante la presencia de los primeros individuos debemos seguir el programa de tratamientos y aplicar el producto fitosanitario adecuado.

Asimismo, no debemos olvidar, junto el uso de los fitosanitarios, el uso de métodos específicos de control de la mosca blanca, como las trampas cromáticas o el uso de depredadores naturales.

Cómo ataca la Araña roja al calabacín

 La araña roja (Tetranychus urticae) es un ácaro tetraníquido muy frecuente además de en hortícolas, en otros cultivos como la vid, plantas ornamentales y cítricos.

Estos ácaros se localizan también en el envés de las hojas y los dos principales signos de su presencia son: la aparición de manchas oscuras en los laterales de la plantas, amarilleamientos y formación de telarañas, que pueden llegar a cubrir toda la planta.

Se trata de una plaga ampliamente extendida por todo el mundo y muy dañina, que encuentra su entorno óptimo de desarrollo en los lugares con altas temperaturas y ambientes secos.

Como ocurre con otras plagas, la vigilancia es esencial para poder actuar a tiempo. Por otro lado, el uso de sistemas de riego adecuados o ceñirse a los calendarios de riego recomendados, así como la diversificación de cultivos tratando de potenciar la biodiversidad, constituyen una serie de buenas prácticas muy recomendables.

Pulgones en el calabacín

Los pulgones son insectos muy pequeños (de 1 a 3 mm de longitud) que, al llegar a adultos, se alimentan succionando la savia de las hojas, usando para ello el estilete de su aparato bucal.

Estos insectos, excretan un líquido azucarado y pegajoso, la melaza, que atrae a las hormigas, favorece la aparición de hongos como la negrilla y la transmisión de virus como el virus del mosaico de la sandía (WMV-2).

Eliminar las mala hierbas, realizar podas adecuadamente o llevar a cabo una buena preparación del suelo son algunas de las formas de prevenir la aparición del pulgón y controlar sus potenciales daños

Principales enfermedades del calabacín

  • Podredumbre gris

La podredumbre gris es la enfermedad causada por el hongo Botrytis Cinerea. Este hongo afecta a una gran diversidad de cultivos, entre ellos el calabacín. Este hongo ataca a la planta que infecta (anfitrión) para obtener los nutrientes necesarios para su propio desarrollo.

La podredumbre gris o moho gris es una enfermedad muy grave, que causa cada año importantísimas pérdidas a muchos agricultores. Si no se controla a tiempo, el resultado puede ser devastador para las cosechas, ya que acaban cubiertas de una pelusa gris que las hace comercialmente inviables.

Detener el desarrollo de este hongo, que se extiende muy rápidamente gracias a su esporas asexuales, no es fácil. La prevención solo es efectiva con la combinación de una serie de buenas prácticas: proteger los cultivos de la lluvia y la humedad, como ocurre con prácticamente todas las enfermedades, ya que en estas condiciones sus posibilidades de aparición y desarrollo se multiplican. Además, hay que tener en cuenta un riego y abonado adecuado.

  • Oídios

El oídio en hortícolas en una de las enfermedades más comunes y reconocibles. En cucurbitáceas, como el calabacín, las especies más comunes que causan esta enfermedad, son Sphaerotecha fuliginea (Podosphaera fusca, xanthii) y Golovinomyces cichoracearum. Siendo P. fusca el que representa el mayor problema, causando pérdidas importantes en el rendimiento del cultivos y por lo tanto aumentando los costes de producción.

El oídio es muy fácil de distinguir, ya que produce manchas pulverulentas de color blanco sobre la superficie de las hojas (tanto en el haz como en el envés). Puede afectar a tallos y pecíolos e incluso a frutos.

Cuando las condiciones meteorológicas sean favorables para el desarrollo de esta enfermedad se recomienda empezar con tratamiento fungicidas. Si la parcela ya tienen un histórico en la presencia de esta enfermedad, se recomienda realizar tratamientos sistemáticos cuando se prevean condiciones favorables para la enfermedad.

Es fundamental alternar productos fungicidas con diferentes materias activas de diferentes modo de acción. 

Los oídios, a diferencia de otros hongos patógenos, no necesitan una película de agua para desarrollarse. Es más se suele paralizar su crecimiento en épocas de lluvia. Capacidad de generar resistencias con rapidez.

  • Pythium spp.

El Pythium es uno de los principales agentes que mayor daño causan en los cultivos hortícolas, ya que provoca la pudrición de semillas y raíces. Es un microorganismo que pertenece al género de los oomicetos y por este motivo no se considera como un hongo en sí.

Las plantas afectadas por Pythium retrasan su crecimiento y las plántulas empiezan a caerse. Las hojas pierden turgencia y las puntas amarillean.

¿Cómo eliminar las plagas y enfermedades del calabacín? Certis puede ayudarte

Al explicar las distintas enfermedades del calabacín hemos citado métodos que pueden ayudar a combatirlo, apuntando a la observación minuciosa en busca de signos que muestren que el cultivo está enfermo.

Por ejemplo, la eliminación de malas hierbas, plantas afectadas y el uso de técnicas idóneas de cultivo (riego adecuado, rotación de cultivos) se presentan como los métodos más efectivos. Básicamente, se trata de medidas preventivas que pueden funcionar, No obstante, cuando la infección o la plaga se ha producido es preciso recurrir a fungicidas o insecticidas específicos.

En el catálogo de CERTIS vas a encontrar diversos insecticidas/fungicidas Bio-racionales, así como otros productos convencionales, que pueden ayudar al agricultor a obtener cosechas sanas, tanto desde el punto de vista de la sanidad del cultivo, como de control y minimización de residuos.

Te invitamos a conocer estos productos a través del buscador de productos por cultivos, plaga/enfermedad que disponemos en nuestra web.

En CERTIS somos expertos en la combinación de productos Bio-racionales y Convencionales. Gracias al proyecto Growing For The Future ponemos en marcha diferentes estrategias por cultivo, en la que llevamos a cabo esta combinación.

Muchos agricultores han confiado en estas estrategias. ¿Te interesa conocer nuestros casos de éxito?