Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

¿Qué son los ácaros tetraníquidos y cómo afectan a los cultivos?

Los ácaros tetraníquidos son unas de las plagas más dañinas en la agricultura de todo el mundo. Actualmente hay más de 1200 especies de ácaros tetraníquidos, siendo Tetranychus urticae el más conocido y problemático. Su nivel de reproducción es muy rápido, lo que les posibilita causar auténticos estragos en los cultivos en un cortísimo espacio de tiempo.

Panonychus citri. Foto: Francisco Ferragut
Esquema de un ácaro.
Ciclo biológico de un ácaro.

Junto con los eriófidos y los fitoseidos, los tretraníquidos son el grupo de ácaros más frecuente y, por desgracia, los que más dolores de cabeza causan en muchos agricultores por su gran capacidad para causar daños sobre las hojas, tallos y frutos de una gran variedad de cultivos.

¿Qué son los ácaros tetraníquidos?

Los ácaros tetraníquidos son artrópodos de pequeño tamaño incluidos dentro de la clase de los Arácnidos. Tienen en común con todos los artrópodos el exoesqueleto quitinoso que cambian periódicamente a lo largo de su desarrollo en el proceso denominado de muda y poseer apéndices articulados que utilizan en la locomoción.

Principales características de los ácaros tetraníquidos:

Estos arácnidos tienen quelíceros para alimentarse en lugar de mandíbulas. Carecen de antenas y su respiración es generalmente por tráqueas que se abren al exterior en orificios denominados estigmas. Los ácaros tetraníquidos que viven sobre las plantas cultivadas poseen generalmente un tamaño pequeño, de 0,3 a 0,6 mm. También muestran un aspecto de cuerpo redondeado. Del cuerpo (o idiosoma) surgen lateralmente cuatro pares de patas.

Los palpos son sus órganos sensoriales de misión táctil, gustativa u olfativa, utilizados para la localización y selección del alimento. Las patas constan típicamente de seis segmentos, cadera, trocánter, fémur, rodilla, tibia y tarso.

En el extremo terminal del tarso suelen encontrarse una serie de formaciones denominadas en conjunto ambulacro, cuya misión es permitir la sujeción, apoyo y adherencia en el proceso de locomoción del ácaro.

Tanto el idiosoma como las patas se encuentran cubiertos de numerosos pelos o quetas de función sensorial que presentan una gran variedad de formas y estructuras.

Otra formación sensorial asociadas a la cutícula, son los ojos, que en el caso de los ácaros tetraníquidos se encuentran en la parte anterior al idiosoma y son de color rojo, claramente visibles cuando el idiosoma es blanco o amarillento.

¿Cuál es su ciclo biológico?

Los ácaros suelen ser ovíparos, y además de la fase de huevo, su ciclo de desarrollo consta

de varios estadios inmaduros móviles antes de alcanzar la forma adulta capaz de reproducirse. Al eclosionar el huevo, aparece una larva con 3 pares de patas. Tras la larva aparecen dos estados ninfales, protoninfa y deutoninfa que ya poseen 4 pares de patas. En el paso de uno al otro se produce la muda, proceso en el que el ácaro forma una nueva cutícula y desprende la vieja. Durante el proceso de muda el ácaro permanece inmóvil y fijo al sustrato, manteniéndose en esta forma durante bastante tiempo en el caso de los tetraníquidos. Los periodos de muda entre uno y otro estadio reciben el nombre de protocrisalis, deutocrisalis y teliocrisalis. De la última muda emerge el ácaro adulto.

Normalmente los ácaros tetraníquidos presentan siempre machos y hembras en sus poblaciones, aunque en proporción variable, normalmente con más hembras. El orificio genital está situado en posición posteroventral en ambos sexos. Los machos poseen un órgano intromitente esclerotizado denominado edeago y las hembras suelen almacenar el esperma en espermatecas, por lo que requieren ser fecundadas una o muy pocas veces a lo largo del periodo reproductivo.

En la mayoría de los tetraníquidos la reproducción es por partenogénesis arrenotoca, en la que los óvulos de la hembra no fecundados son viables y dan lugar a machos, mientras que cuando hay fecundación se producen exclusivamente hembras.

Puedes encontrar más información acerca de las partes de los ácaros tetraníquidos y su ciclo biológico en las imagenes que aparecen a la izquierda.

¿Cuáles son los cultivos que más sufren los ataques de los ácaros tetraníquidos?

Los ácaros tetraníquidos se alimentan de multitud de plantas pudiendo dañar a muchos cultivos, aunque los más propensos a sufrir daños son los siguientes:

  • Frutales, en especial los cítricos y la vid.
  • Cultivos hortícolas, en especial el tomate y el pepino.
  • Cultivos extensivos como el algodón y el maíz.
  • Plantas ornamentales.

¿Cómo detectarlos? Principales daños de los ácaros

De manera general los daños más comunes provocados por ácaros tetraníquidos son los siguientes:

  • En hojas ocasionan decoloraciones a causa de las picaduras, que acaban desecando la zona afectada. Ataques intensos pueden llegar a provocar que la planta pierda las hojas de forma prematura, sobre todo si sopla viento seco.
  • En algunos cultivos como los cítricos, se producen abultamientos amarillentos en las hojas. A simple vista, se observan como pequeños puntos rojizos localizados en el envés de las hojas. En el caso de Tetranychus urticae forma colonias protegidas por hilos de seda (característica que lo diferencia de otros ácaros como Panonychus citri, que no produce seda). En el caso concreto de este último ácaro, su sintomatología en hojas en algo diferente, ya que sus múltiples picaduras producen una decoloración blanquecina difusa de aspecto mate sobre el haz de las hojas, especialmente cerca de los nervios, en las ramas verdes.
  • Fruto: en la zona afectada aparecen manchas oscuras, adquiriendo un aspecto como sucio. Infestaciones altas pueden repercutir en la reducción del tamaño del fruto y en una menor inducción floral en el próximo año.

Soluciones Certis para controlar y eliminar los ácaros tetraníquidos

Cuando la infección de ácaros ya se ha producido la única solución posible para eliminar la plaga y salvar los cultivos es la aplicación de un producto acaricida especifico y eficaz.

En este sentido, en Certis podemos ayudarte con diversos acaricidas:

DINAMITE®

Acaricida con el que se consiguen excelentes resultados en el control y eliminación de ácaros tetraníquidos en cítricos, frutales de hueso y pepita y cultivos hortícolas.

Dinamite® está compuesto por 164 g/L de Acequinocil y está formulado como suspensión concentrada (SC), actuando con gran eficacia sobre todo el ciclo evolutivo de los diferentes grupos de ácaros tetraníquidos: Tetranychus spp., Eutetranychus sp. y Panoncychus spp.

Para conseguir una eficacia máxima, Dinamite® debe ser aplicado por pulverización foliar mojando toda la hoja, tanto el haz como el envés en el momento en que se detecten de 1 a 3 formas móviles de estos parásitos

Dinamite® es un producto seguro para la mayoría de artrópodos beneficiosos. Debido a su alta selectividad, puede ser utilizado en programas de Producción Integrada (IPM).

BOTANIGARD® y BOTANIGARD® 22 WP

Insecticidas basados en el hongo entomopatógeno Beauveria bassiana (cepa GHA). Ambos actúan por contacto sobre diferentes plagas entre las que se encuentran la araña roja. Poseen una formulación exclusiva basada en un Sistema de Trasporte Coloidal (STC), mediante el cual las conidias (esporas) del hongo quedan protegidas de las condiciones externas, como la humedad relativa, la temperatura o el pH, asegurando así la eficacia deseada en campo.

Tanto Botanigard® como Botanigard® 22 WP poseen la mayor concentración de esporas de Beauveria bassiana del mercado, 2,26 x 1010 conidias/mL de producto y 4 × 1010 esporas por gramo de producto, respectivamente.  Ambos productos se encuentran certificados para uso en agricultura ecológica. Además, Botanigard® también se encuentra registrado como insumo por FiBL pudiendo ser utilizado por los agricultores certificados en Demeter. No presentan plazo de seguridad y están exentos de LMR.

NISSORUN® y CESAR®

Son dos acaricidas con una fuerte acción inhibidora del crecimiento de los principales ácaros tetraníquidos, entre los que se encuentra Tetranychus urticae. Conjugan su gran eficacia junto con una gran selectividad frente insectos beneficiosos como Coccinella septempunctata, Apis mellifera, Stethorus punctillum, Syrphus, Aphidoletes aphidimiza y Chrysopa sp. 

Por sus características toxicológicas y comportamiento medio-ambiental reúnen las condiciones adecuadas para ser empleados en las actuales estrategias de Producción Integrada para la lucha contra las plagas.

ERADICOAT®

Insecticida-Acaricida para uso en hortícolas y determinados frutos rojos bajo invernadero. Registrado para el control de ácaros además de mosca blanca y pulgón.

Eradicoat® posee un doble modo de acción. Por un lado, obstruye los espiráculos respiratorios del insecto-ácaro y por otro limita su movilidad produciéndole la muerte o bien por asfixia o por inanición.

Está formulado a base de Maltodextrina al 59,8% un compuesto comúnmente presente en la naturaleza. No presenta plazo de seguridad en ninguno de sus cultivos y es un producto exento de Límite Máximo de Residuos (LMR). Eradicoat® recientemente ha obtenido el certificado como insumo ecológico.

Si te interesa conocer cuáles son los últimos tres productos de Certis en obtener el certificado en ecológico, te recomendamos el siguiente artículo. Certis obtiene un nuevo certificado en ecológico para CUPROZIN 35.

¿Tienes dudas? En Certis te invitamos a que nos preguntes, contamos con un equipo técnico altamente especializado. Puedes contactarnos a través de nuestro formulario de contacto.