Skip to the navigation Skip to the content

Noticias y actualidad agrícola

Seguridad alimentaria y residuos de plaguicidas en los alimentos

Los productos fitosanitarios que se utilizan en la protección de cultivos son necesarios para proteger las producciones de los agricultores frente a organismos nocivos. Por ejemplo, para proteger a las plantas frente a insectos o enfermedades, tanto a nivel del sistema radicular como en la parte aérea y para destruir o prevenir el crecimiento no deseado de otros vegetales, como las malas hierbas.

¿Por qué la Unión Europea regula los productos fitosanitarios?

Un producto fitosanitario se compone de diferentes sustancias activas, que son las responsables de su actividad beneficiosa para los cultivos, pero también generan unos residuos, que pueden quedarse en los alimentos y, por tanto, pueden incorporarse a la cadena alimentaria.

En defensa de la agricultura y de la seguridad alimentaria de los ciudadanos europeos, la Unión Europea se encarga de revisar y autorizar los productos fitosanitarios. Las sustancias activas autorizadas tienen una definición de residuo específica.

En la UE, todos los productos fitosanitarios que se utilizan para la protección de cultivos están formulados con dichas sustancias activas, que previamente han sido autorizadas por la Comisión Europea, después de haber pasado una evaluación exhaustiva sobre los diferentes riesgos potenciales que pueden derivarse de su uso en agricultura.

Evaluación de los productos fitosanitarios autorizados

Entre los aspectos que hay que valorar y demostrar científicamente antes de su autorización y utilización comercial, tenemos los siguientes efectos:

  • No producen efectos perjudiciales en los consumidores, en los agricultores, ni en terceros, como pueden ser los transeúntes que puede haber cerca de los campos de cultivos, o los residentes.
  • No provocan efectos inaceptables en el medio ambiente.
  • Son eficaces, como para justificar su utilización en la agricultura.

Las sustancias activas son aprobadas a nivel Europeo y los productos formulados con dichas sustancias activas, tienen que ser autorizados por cada país de la UE.

Sabemos que el uso de fitosanitarios puede conllevar la presencia de residuos en las frutas, hortalizas y otros cultivos donde han sido utilizados. Sin embargo, también sabemos que las sustancias químicas o naturales, resultantes de la utilización de un producto fitosanitario, han sido previamente evaluadas por los organismos competentes y esos residuos en los cultivos son totalmente seguros.

Sin esa seguridad alimentaria garantizada por el registro fitosanitario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, esos productos fitosanitarios no podrían ser utilizados sobre dichos cultivos. 

LMR (Límites Máximos de Residuos) en los alimentos

¿Para qué sirven los  LMR?. Para asegurar que la utilización de estas sustancias fitosanitarias son seguras para los consumidores, se establecen los Límites Máximos de Residuos (LMR) para cada sustancia activa y para cada cultivo.

¿Cómo podemos conseguir que no se superen los LMR en los alimentos?. Para cada producto y cultivo, se establecen unos plazos de seguridad entre los tratamientos fitosanitarios y la recolección, con el fin de asegurar que los residuos estén siempre por debajo de los LMR establecidos.

Los LMR no pueden ser rebasados y suponen una medida de control para que no se realice ningún tipo de abuso en la utilización de los productos fitosanitarios. Para evitar rebasar los límites máximos de residuos, hay que leer bien las etiquetas de los productos fitosanitarios y seguir estrictamente las recomendaciones de uso descritas por el fabricante, que han sido previamente evaluadas y autorizadas por la autoridad competente.

Un alimento que cumple el LMR europeo, es un alimento seguro para el consumidor. Los LMR son la cantidad máxima de residuos que se permite legalmente en los alimentos, resultado de la aplicación de un plaguicida conforme a las buenas prácticas agrícolas y cuyo respeto es el aval de seguridad para los consumidores, incluidos los grupos de consumidores más vulnerables. Desde hace más de 50 años, en Europa, se han fijado más de medio millón de límites de residuos. Todos ellos son de obligado cumplimiento, por todos los Estados miembros, para garantizar la comercialización y el consumo de las producciones agrícolas.


Control y vigilancia de los LMR en los fitosanitarios

La UE es quien se encarga directamente, en base a los LMR establecidos, de controlar a los estados miembros con un programa de vigilancia de los residuos de plaguicidas en los alimentos.

Este control está regulado por una reglamentación muy estricta y de obligado cumplimiento, con un doble objetivo: evaluar el grado de exposición de los consumidores a los residuos y comprobar que los alimentos en el mercado cumplen con los LMR establecidos.

En España, las Comunidades Autónomas se encargan de planificar el control oficial de residuos de plaguicidas en los alimentos, y cuentan con el apoyo de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), en la orientación, coordinación, validación y envío de los resultados de los controles efectuados por los inspectores de sanidad a la Comisión Europea (CE) y Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

El principal reto de cara al futuro es avanzar en la seguridad del uso de plaguicidas para la salud y el medioambiente. Revisar de forma continuada las sustancias activas y sus LMR, en base a nuevos conocimientos científicos que permitan seguir valorando la seguridad de las materias activas. Desarrollar e innovar en la obtención de nuevos productos fitosanitarios, de origen natural o químico, en aras de una agricultura mucho más sostenible y que nos permitan obtener buenas eficacias frente a los agentes patógenos, y al mismo tiempo, disminuir los riesgos para el medioambiente, agricultores y consumidores en general.


Certis y su innovación en productos fitosanitarios y Bio-racionales: Conoce el catálogo

Certis España, ha desarrollado un catálogo con una amplia gama de productos fitosanitarios, que incluye especialidades químicas de origen japonés que son el resultado de muchos años de investigación y desarrollo llevado a cabo por nuestros accionistas.

Estas empresas son de reconocido prestigio internacional: Mitsui & Co, Nippon Soda y Kumiai Chemical Industry. Las mismas están realizando inversiones muy fuertes en innovación para la agricultura, con el objetivo de proporcionar nuevas herramientas para el control de plagas y enfermedades, en base a nuevos modos de acción. Estas nuevas moléculas, están en fase de desarrollo y registro en Europa, con el objetivo de aportar nuevas soluciones para los problemas fitosanitarios de nuestros agricultores.


Además de estas especialidades químicas, en Certis España tenemos una amplia gama de productos Bio-racionales, de origen natural, que incluye cepas específicas de hongos entomopatógenos, cepas específicas de bacterias, feromonas de confusión sexual, extractos naturales y productos de origen mineral. Todos estos productos están registrados en el Ministerio de Agricultura como productos fitosanitarios.

La mayoría de nuestros productos Bio-racionales, están exentos de la definición de residuos (LMR), por su origen natural y pueden ser utilizados tanto en agricultura convencional para la producción integrada, como en su mayor parte para la agricultura certificada en ecológico y biodinámica.


Growing For The Future: La apuesta de Certis por una agricultura de futuro.

En este contexto de innovación, Certis España lleva varios años trabajando en el proyecto Growing For The Future, el cual supone una apuesta clara de presente y futuro para una agricultura más sostenible.

El proyecto está enfocado principalmente a cultivos de alto valor, frutas y hortalizas, con el objetivo de ayudar a los productores a seguir produciendo con altos estándares de calidad y rentabilidad frente a las exigencias impuestas por los mercados de exportación. Se imponen nuevos estándares voluntarios exigidos por las cadenas de supermercados europeos.

Entre los estándares más comunes, tenemos las certificaciones de calidad en producción integrada como Global G.A.P. y estándares voluntarios del cultivo ecológico. Con el proyecto Growing For The Future, también estamos ayudando a los agricultores a dar respuesta a las exigencias de algunos supermercados europeos, que solicitan alimentos con parámetros arbitrarios como la limitación en el número de sustancias activas y niveles de residuos muy por debajo de los LMR establecidos por la Unión Europea.

Mediante el proyecto Growing For The Future y en colaboración con nuestros partners, estamos desarrollando programas de producción integrada adaptados a los estándares de dichos supermercados.

Estos programas pueden ir orientados a la producción sin residuos de sustancias activas fitosanitarias, mediante un manejo apropiado de los productos convencionales químicos y los productos Bio-racionales registrados como fitosanitarios, para el control de plagas y enfermedades. El objetivo también es aportar una mayor sostenibilidad a los cultivos.

Los programas de Certis desarrollados bajo el proyecto Growing For The Future, también pueden adaptarse a la agricultura certificada en ecológico y la biodinámica.