Skip to the navigation Skip to the content

Blog y noticias de agricultura

La información sobre Certis y el sector agrícola

Blog y noticias de agricultura

Noticias

Artículos publicados por Certis al detalle. Listado con los artículos y posts más revelantes de la actualidad agrícola y empresarial.

Uso del cobre en la agricultura

El caldo bordelés o sulfalto cupro-cálcico es considerado como el primer producto fitosanitario, desarrollado para controlar el mildiu de la vid a finales del siglo XIX. Desde entonces y hasta nuestros días, el cobre se ha venido usando ampliamente para controlar múltiples enfermedades causadas por hongos y por bacterias.

Su uso está ampliamente extendido en cultivos como olivo, viña, patata, árboles frutales y cultivos hortícolas. A pesar de que esté incluido como sustancia apta para agricultura ecológica, las autoridades europeas consideran que debe limitarse su uso para evitar riesgos a los operarios y al medio ambiente.

El efecto fungicida y bactericida del cobre se debe a que los iones Cu2+  se acumulan en el interior de las células del hongo o en las bacterias causando el mal funcionamiento de múltiples enzimas imprescindibles para su desarrollo.

Sólo una muy pequeña proporción del cobre aplicado (menos del 0.01%) puede ser liberado en forma de Cu2+, pasar a la superficie foliar y ser absorbido por los hongos y las bacterias.

Para conseguir una mayor eficacia es importante que dicha proporción, o índice de biodisponibilidad, sea significativamente mayor.

Los hidróxidos de cobre tienen una estructura cristalina muy ramificada, que recuerda  la forma de un copo de nieve. De esta forma hay mucha más superficie externa con iones de Cu2+ que pueden pasar fácilmente a la disolución acuosa presente en la superficie foliar y de ahí a las células del hongo.

El tamaño de partícula es también una forma de incrementar la superficie total, pero un tamaño excesivamente reducido puede hacer que no sea bien retenido por la hoja y pueda ser fácilmente lavado por la lluvia.

La Unión Europea está preocupada por los altos niveles de cobre usados en agricultura, ya que suponen graves problemas de acumulación en suelos y en aguas subterráneas. Por ello, desde Certis, hemos creado dos productos formulados de cobre con índices de biodisponibilidad muy por encima de otros formulados de cobre de referencia.

Los productos Kdos® y Kocide® Opti son productos a base de hidróxido cúprico y de cobre complejado por el polímero patentado BioActiveTM. Gracias al hidróxido se consigue un efecto persistente, mientras que la tecnología BioActiveTM permite una mayor biodisponibilidad del cobre para un elevado efecto de choque sobre los hongos o bacterias, sin provocar efectos perjudiciales al cultivo.

Kdos® tiene un índice de biodisponibilibidad de 35 ppm frente a los mejores estándares a base de oxicloruro de cobre con 6 ppm o de sulfato cupro-cálcico de 1 ppm. Por su parte, Kocide® Opti, gracias a la mayor proporción de cobre complejado por el polímero BioActiveTM, alcanza un índice de biodisponibilidad de 163. Gracias a los altos índices de biodisponibilidad de ambos productos se consiguen una eficacia muy elevada reduciendo la dosis total de cobre aplicada al campo, tal y como las autoridades europeas están demandando.